Herman Duarte entrega su libro a Mario Vargas Llosa, premio Nobel de Literatura

El pasado 6 de diciembre del 2018, Herman Duarte, fundador de la Fundación participó de un foro organizado por la Fundación Internacional por la Libertad (FIL) en el Instituto Cervantes de Madrid.

En dicho evento, participó el premio Nobel de literatura, don Mario Vargas Llosa a quien se le entregó una carta y una copia del libro ¿Es justificable discriminar? Una discusión cultural sobre estado de derecho, Libertades y sexualidad” . De igual forma, en el foro participaron otras figuras de gran relevancia como don Álvaro Vargas Llosa, don Dionisio Gutierrez y Gerardo Bongiovanni, a quienes también se les entregó copia del libro escrito por Duarte

Don Mario Vargas Llosa respondió la nota de Duarte con un correo electrónico que establece un vínculo entre la Fundación y el erudito de la literatura. En dicho correo indicó:

“…Tienen usted mucha razón que en el tema de la libertad sexual existen todavía muchos prejuicios y a veces una ceguera fanática que impide a mucha gente entender que en ese campo también debe primar una actitud abierta y tolerante, y que entienda que la diversidad sexual forma parte de los derechos humanos y que se deben respetar todas las identidades sexuales, como ocurre en los países más democráticos y civilizados del mundo…

Reciba un saludo muy cordial y mis mejores deseos para la fundación que preside.”

— Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura. Correo del 12 de diciembre del 2018

La Civilización del Espectáculo (Mario Vargas Llosa, 2007 & 2012) nos ha inundado a todos de tanta información que ya no tenemos espacio para encontrar y diferenciar el oro del cobre, la verdad de la mentira, la información de la desinformación, por estar fundidas en el mar de irrelevancia que nos advirtió Huxley (1932 & 1958). Este factor es el cómplice necesario para desnaturalizar los conceptos de discriminación, así como el debido y correcto dimensionamiento de la libertad de expresión y la libertad religiosa, desatando los conflictos modernos entre diferentes sectores de las sociedades. Esto, ha abierto un espacio a que los grupos opresores de derechos humanos (supuestamente ya superados) vuelvan a escena, fortalecidos con la idea de tratarse una “derecha alternativa” o “Alt-Right” y vienen equipados con la siempre, letal y fiel retórica deshumanizadora de la discursiva peligrosa que levantó al Third Reich de las penumbras en que el Tratado de Versalles los colocó.