La Civilización del Espectáculo (Vargas Llosa, 2007 & 2012) nos ha inundado a todos de tanta información que ya no tenemos espacio para encontrar y diferenciar el oro del cobre, la verdad de la mentira, la información de la desinformación, por estar fundidas en el mar de irrelevancia que nos advirtió Huxley (1932 & 1958). Este factor es el cómplice necesario para desnaturalizar los conceptos de discriminación, así como el debido y correcto dimensionamiento de la libertad de expresión y la libertad religiosa, desatando los conflictos modernos entre diferentes sectores de las sociedades. Esto, ha abierto un espacio a que los grupos opresores de derechos humanos (supuestamente ya superados) vuelvan a escena, fortalecidos con la idea de tratarse una "derecha alternativa" o “Alt-Right” y vienen equipados con la siempre, letal y fiel retórica deshumanizadora de la discursiva peligrosa que levantó al Third Reich de las penumbras en que el Tratado de Versalles los colocó.

Estos temas son tratados en el libro preparado por Herman Duarte, titulado: "¿Es justificable discriminar? Una discusión cultural sobre Estado de Derecho, libertades y sexualidad.” El estilo del libro denota un desarrollo de una manera dinámica, entretenida e integral a lo largo de XIII capítulos se cubren temas como: El libro esta hecho para quien quiera profundizar en un tema pueda hacerlo, quien quiera una lectura superficial para tomar conocimientos generales de uno de los temas tratados también, así desde una perspectiva del sistema interamericano de derechos humanos (sin dejar a un lado el sistema Europeo de derechos humanos) se hace un recorrido de temas históricos, hasta anécdotas personales que se desarrollan a lo largo de XIII capítulos en donde se exponen: la explicación de qué consiste el Estado de Derecho, lo cual lo defino con el contraste que produce su ausencia y por ello entro a explicar el terror en qué consistió el regimen Nazi; el segundo capítulo aporta criterios prácticos para distinguir la discriminación injustificada de la que no lo es, extendiendose más alla del clásico “parametro objetivo” para la diferenciación, por cuanto ¿cuántas veces no se ha utilizado un criterio “supuestamente objetivo” para justificar una discriminación?

En los capítulos III, IV y V desmitifico las trampas retóricas anti derechos humanos alrededor de la identidad sexual humana; entro en el capítulo IV al génesis de la aberración contra la diversidad sexual; y expongo una casuística de casos de discriminación contra las minorías de la diversidad sexual, explicando porqué no tienen cabida en un Estado Constitucional de Derecho

El sexto, esta destinado para dibujar el correcto alcance de la libertad religiosa y se hace un analisis comparativo de los choques que se presenta este sagrado e importante derecho fundamental cuando entra en el ámbito de lo privado, lo empresarial y lo personal.  

La parte relacionada a la libertad de expresión  (capítulos VII, VIII, IX y X) tras las definiciones y alcance del mismo, contextualiza el problema y hace que entremos en consciencia que todos experimentamos la vida en el espectro cultural de la civilización del espectáculo, haciendo un recorrido temático de conflictos que se han presentado por este derecho fundamental. Lo mismo ocurre con el capítulo IX, encargado de explicar los discuros de odio y exponer casos reales que han sido imortalizados por decisiones jurisprudenciales.  ¿Pero por qué me salté el VIII? Porque se trata del capítulo más importante de la obra, donde se expone el problema detrás de la “discursiva peligrosa” (término acuñado por la profesora Susan Benesch) y se analiza desde una perspectiva de prevención de genocidos, la estructura y ejemplos de discursos de odio encubierto, pasando por la explicación psicológica de cómo el cerebro es una máquina de asociación de ideas, los elementos de este tipo de discursos y el ejemplo concreto de la “ideología de género”; esto no es algo nuevo, pues desde el 1995 lo advirtió Mandela en la inauguración de la Corte Constitucional de su país. El X resulta la concreción de los discursos de odio: crimenes de odio. 

El XI, entra en el terreno político, pues extrapola estos problemas conceptuales a la realidad actual donde estamos en un mundo donde han vuelto los nazis a escena política, el nacionalismo, así como el populismo ultraconservador que es representado por el fundamentalismo religioso con aspiraciones políticas. 

El penultimo capítulo, el XII, expone las experiencias,tipsy consejos que en su momento hubiese deseado tener cuando incié mi labor de activista, para no cometer los errores que cometí, con el fin que cualquier persona pueda volverse activista de la causa que quiera, es un método el que he desarrollado.

El libro contiene enfoques multidisciplinarios tocando ramas como la psicología, historia, antropología, filosofía, ciencias políticas, medicina, y por supuesto, el derecho. El documento ha sido nutrido con cientos de casos jurisprudenciales de EUA, Costa Rica, El Salvador, Colombia, Suráfrica, Chile, México, Kenia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos entre otras entidades.