the “carito” essay competition

Me encanta que mis alumnos encuentren la diversidad del mundo real dentro del aula de clase, por eso creo que debe ser un espacio de inclusión de ideas y la abro a otros cuyas vidas y trabajo puedan inspirar, como es el caso de Herman Duarte. Toda clase, indistintamente de la materia, es un espacio para discutir sobre ética, derechos humanos y equidad…sin eso ¿de qué sirven las matemáticas, la economía o el derecho? O más bien, sin eso cuánto daño puede hacernos cualquier conocimiento.
— Doctora Carolina Rovira

 Profesora Carolina Rovira, junto con sus alumnas y alumnos de segundo año durante la charla “¿Cómo escribir un libro?” dictada por el abogado Herman Duarte

Profesora Carolina Rovira, junto con sus alumnas y alumnos de segundo año durante la charla “¿Cómo escribir un libro?” dictada por el abogado Herman Duarte

La profesora Dra. Carolina Rovira de ESEN es una ejemplo para El Salvador, no solo por su pasión por el país, sino por ser un motor que empuja a cientos de personas jóvenes a sobresalir con un método único que lo ha ido perfeccionado año por año, con sus clases en la Escuela Superior de Economía y Negocios, alma mater de nuestro fundador, Herman Duarte.

“Carito” es licenciada en Economía y Negocios de la ESEN. También estudió dos maestrías en la Pontificia Universidad Católica de Chile: en Economía, con mención en Macroeconomía; en, y en Sociología de la Educación. Siguió estudios de Doctorado en Ciencias de la Educación en la misma universidad chilena, donde espera defender la tesis doctoral.

Como explicó la licenciada Cristina López hace unos años en una columna de opinión:La Caro quizás no sabe, pero a mí, me cambió la vida. Después de ese curso, empecé a ver mi carrera menos como la herramienta que me podría dar de comer y más como (¡quizás!) algo que podía usarse para cambiar cosas específicas que (¡quizás!) podían mejorar el país y (¡quizás!) el mundo. Empecé a pensar que quizás podía empezar a escribir al respecto. Quizás podía influenciar a los políticos. Quizás, después de todo, eso de ser abogado no era lo mío y quizás no ser tan buena en mate no debería ser impedimento si aprendía a pensar en los problemas del mundo desde la perspectiva de las políticas públicas. A escribir desde la perspectiva de las políticas públicas. A entender que al final, detrás de estos problemas que nos quitan el sueño hay niñas como las que la Caro se puso a estudiar, para averiguar cómo podemos lograr que se eduquen. Gracias a la Caro, empecé a hacerme estas preguntas y a veces a contestarlas, y ahora, desde mi carrera escribiendo sobre política, a presionar a otros para que las contesten o resuelvan, a veces con éxito. Y sé que otros ex-ESEN en posiciones de influencia la usan para mejorar el mundo, para buscar a veces más justicia, o pelear contra el status quo por un poquito más de igualdad. Y jamás lo hubiéramos hecho si la Caro en específico, o si la ESEN en general, no nos hubiera enseñado a creer que (¡quizás!) podemos cambiar el mundo, y que (¡quizás!) es nuestra responsabilidad. Gracias, Caro.”

Carolina Rovira es una de esas heroínas discretas en el mundo, que luchan todo el tiempo por sacar adelante al país desde su trinchera. Es por esto que hemos hecho la competencia, para honrar su legado, dedicación y esmero en que El Salvador sí puede salir adelante. Carito ha entregado mucho para la educación superior de El Salvador, lo cual es algo que inspira y agradecemos.


Carito Essay competition .jpg
 

La Civilización del Espectáculo (Vargas Llosa, 2007 & 2012) nos ha inundado a todos de tanta información que ya no tenemos espacio para encontrar y diferenciar el oro del cobre, la verdad de la mentira, la información de la desinformación, por estar fundidas en el mar de irrelevancia que nos advirtió Huxley (1932 & 1958). Este factor es el cómplice necesario para desnaturalizar los conceptos de discriminación, así como el debido y correcto dimensionamiento de la libertad de expresión y la libertad religiosa, desatando los conflictos modernos entre diferentes sectores de las sociedades. Esto, ha abierto un espacio a que los grupos opresores de derechos humanos (supuestamente ya superados) vuelvan a escena, fortalecidos con la idea de tratarse una "derecha alternativa" o “Alt-Right” y vienen equipados con la siempre, letal y fiel retórica deshumanizadora de la discursiva peligrosa que levantó al Third Reich de las penumbras en que el Tratado de Versalles los colocó.

Estos temas son tratados en el libro preparado por Herman Duarte, titulado: "¿Es justificable discriminar? Una discusión cultural sobre Estado de Derecho, libertades y sexualidad.” El estilo del libro denota un desarrollo de una manera dinámica, entretenida e integral a lo largo de XIII capítulos se cubren temas como: la explicación de qué consiste el Estado de Derecho, aportando criterios prácticos para distinguir la discriminación injustificada de la que no lo es. También, desmitifico las trampas retóricas alrededor de la identidad sexual, repaso los diferentes tipos de discriminación contra las minorías y dimensiono el correcto alcance de la libertad de religión. Todos entramos en el espectro cultural de la libertad de expresión dentro de la civilización del espectáculo, en la que desnudo el odio que se esconde tras la discursiva peligrosa, tal y como lo advirtió Mandela. Además, realizo un análisis de los elementos que configura tanto los discursos como los crímenes de odio, en el terreno político de la derecha alternativa y el fundamentalismo religioso con aspiraciones políticas. El capítulo final expone las experiencias, tips y consejos que en su momento hubiese deseado tener, para no cometer los errores con los que me enfrenté en mi periodo como activista. 

El libro contiene enfoques multidisciplinarios tocando ramas como la psicología, historia, antropología, filosofía, ciencias políticas, medicina, y por supuesto, el derecho. El documento ha sido nutrido con cientos de casos jurisprudenciales de EUA, Costa Rica, El Salvador, Colombia, Suráfrica, Chile, México, Kenia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos entre otras entidades.