Inteligencia Artificial y el nuevo Código Procesal Civil


La entrada en vigor del Código Procesal Civil, el cual deroga cientos de artículos para modernizar el sistema escrito de los litigios civiles, para entrar un sistema oral, potenciando el principio de inmediación. Los cambios son sustanciales, los cuales los más de 25,000 abogados de Costa Rica tenemos la obligación de ponernos al día para representar los intereses de nuestros clientes, esto tomará horas de preparación, dedicación y mucho esmero… Ello como consecuencia lógica de nuestra naturaleza humana.

¿Cuánto tiempo más podremos darnos el lujo de capacitarnos? Ello ante la inminente irrupción de la revolución tecnológica, que al igual y como ocurrió en otros momentos históricos de la humanidad, son cambios enormes los que se vienen.

Con la revolución industrial, se perdieron miles de trabajos (ganándose otros miles) a raíz de la automatización que conllevó la incorporación de las máquinas en la cadena productiva. Existen un sin fin de ejemplos, como casos de fábricas en donde el ensamblaje de productos pasó de las manos de hombres a la automatización de las máquinas. Basta con recordar como incluso antes de la revolución industrial, como se evolucionó de la transcripción de libros en monasterios, a impresiones industriales en imprentas. Es decir, que podemos decir que la revolución industrial se enmarcó en el mejoramiento de las capacidades físicas del hombre.

Ahora, en el año 2018, la lucha no es solo en el mejoramiento de las habilidades físicas, sino que se centra en las capacidades cognitivas del ser humano. Así estamos presentes ante máquinas que tienen la capacidad de pensar, analizar, comunicarse entre ellas, aprender y hasta enseñarse. Esta situación, no se trata de un futuro lejano, ya lo vemos en alguna medida en nuestra vida cotidiana: Spotify que te recomienda música ya que ha analizado las canciones que más escuchas, predecir fallos judiciales, los carros sin conductores de Sillicon Valley.

En el mundo jurídico existe una gran variedad de mejoras: desde la famosa creación de IBM, Watson con su capacidad de analizar y predecir decisiones judiciales, hasta software para navegar en los mares de documentos electrónicos, con el fin de identificar documentación clave para una disputa. Las mejoras, prometen continuar, pero eso si, dejando víctimas en el camino. La International Bar Association, publicó hace unos días un informe sobre los cambios en el mundo profesional, que la inteligencia artificial y la robótica están trayendo. Pero lo más interesante de todo, es lo que el Dr. Harari explica en su más reciente libro “21 Lessons for the 21st Century” (p.19, 21), sobre habilidades cognitivas, no humanas que, poseen las maquinarias de Inteligencia Artificial (“IA”): la conectividad y la capacidad de actualizarse.

El doctor Hariri, quien pasó al estrellato mundial por sus obras “Sapiens” y “Homo Deus” (producto del genio de marketing que tiene como esposo. Sí, el Dr. es gay) explica estas dos características de la IA, al transportarnos al mundo de la medicina, donde se descubren avances médicos todos los días, y lo costoso, complicado y difícil que resulta actualizar a todos los doctores en un instante, así de esta manera, un doctor en Malasia puede llegar a tener conocimientos de los avances para frenar los brotes de cólera que descubrieron en el año 2018 unos científicos en Nueva York, hasta el año 2020. Pero en cambio, con un red de máquinas que proveen servicios médicos, utilizando una red de IA, a raíz de su conectividad pueden conectarse y transmitirse estos conocimientos con la velocidad de un clic. De la misma manera, la capacidad de actualizarse (updateability en inglés), les permitiría simplemente conectarse todos de forma sincronizada, para tener el conocimiento más moderno en tan solo un segundo.

Es por estas razones, entre muchas otras, que el mismo Harari nos advierte que la revolución tecnológica pronto podría sacar a miles de millones de seres humanos del mercado laboral y crear una "clase inútil" masiva y nueva, lo que llevará nuevas crisis políticas (crisis que no fueron ni siquiera pensadas por los Griegos). Sobran ejemplos de trabajos que se irán perdiendo, por ejemplo, en Londres ya abundan los supermercados sin cajeros, Amazon este año abrió la primera tienda sin humanos… ¿Cuánto tiempo más tendremos personas en peajes de carreteras? el quickpass es un ejemplo de esta revolución tecnológica (un ejemplo sencillo, pero ejemplo).

No todo es crítico, por supuesto, estas mejoras mucha vendrán para bien, se van a requerir trabajadores especializados, pero que estén en constante evolución para irse reinventando, dado que la curva de auto mejora de la IA, es mucho más rápida que la de un humano. Por lo que los trabajos del futuro requerirán un alto grado de especialidad, y esto es preocupante desde la óptica que hay una gran parte de la población que no cuenta con esa preparación, y los Estados - al menos en Centroamérica- claramente no están preparados para hacer frente a ello. Incluso, algunos no han siquiera cruzado la barrera del subdesarrollo…¿Y así enfrentarán la revolución tecnológica de la Inteligencia Artificial?


Instituto-Costarricense-De Derecho-Procesal-Civil-Ricardo-Gonzalez-Sergio-Artavia-Herman-Duarte